La Dra. Norma Patricia Avendaño Becerra, con más de 15 años de experiencia, encabeza un grupo de dermatólogos certificados y en constante preparación, que se apoyan en técnicas novedosas y reconocidas a nivel mundial, así como en tecnología de última generación para recuperar o mantener la salud de pacientes.

Su clínica dermatológica pediátrica se enfoca en dar atención a pacientes pequeños, como son infantes y bebés.

En esta ocasión le brindaremos algunas recomendaciones sobre el baño de los bebés. Y es que décadas atrás se consideraba que era necesario bañar al recién nacido diariamente, se pensaba que era más higiénico y que los ayudaba a conciliar el sueño.

Los estudios e investigaciones, así como la experiencia de las madres y padres, han comprobado que los bebés no siempre se relajan con el baño, sino todo lo contrario, se reaniman y es difícil llevarlos a dormir si esa era la intención principal.

Además, se ha visto que el baño frecuente (diario) reseca la piel de los bebés, destruye la capa natural de bacterias benéficas que tienen y les provocan infecciones en la piel.

Así que lo más recomendable es bañar al recién nacido cada 2 o 3 días y cuando sea necesario, cambiar el pañal utilizar agua y jabón sin excederse.

Recuerde que los bebés deben ser bañados con agua a 36 grados centígrados, en lugares cerrados y tener toalla y pañal listos. Seque bien los pliegues y todo su cuerpo y vístalo de inmediato.